viernes, 27 de marzo de 2009



SEBASTIÁN:





Estoy leyendo tus escritos con música de fondo de Phil Collins (bien ad hoc Do you remenber). Es noche ya, afuera la oscuridad se ha apoderado de Valdivia. Pienso en tí, en lo que vivimos juntos. En las mañanas dominicales de años atrás, en la cancha del Miraflores, con ese sol tibio valdiviano que hace ver hermosos los árboles y las fuentes de agua. Y tú corriendo perdiéndote tras la pelota y yo ahí alentándote... "métete Sebita, suéltala rápido" y tú lamentándote por un pase mal dado o por un no poder llegar a tiempo al balón.





Y vuelvo a tus escritos, a esas noches de servicio, en los fríos pasillos de la ESCAR, por donde ha transitado tanta gente, mezclando alegrías y penas, triunfos y frustraciones. ¡Arriba! a despertar calamidad y tú rápidamente vistiéndote para la presentación. La marcha de los Hombres Altos suena y resuena, se ha metido en mi conciencia, ha entrado por mis poros, y yo sintiendo el sonido de las botas con el compás del bombo mientras pasamos frente a la tribuna presidencial.





Por Dios Vida, qué pruebas pones ante mi. Ahora estoy portando el féretro de mi comandante mientras todo Chile mira impávido un hecho histórico a través de la TV. Y yo nuevamente ahí, impensado unos años atrás (son las vueltas de la vida). Mientras siento como la KUNSTMANN va refrescando mi garganta en la casa de la Andreita, mientras preparamos unas carnecitas. A lo lejos, perdidos en Niebla, recortándose en la playa, tras un paisaje hermoso de inmensidad universal, el Leo y otros ríen mientras las olas van y vienen, sin agotarse, con una monotonía eterna de música oceánica.





La sirena de incendio ha sonado, hay que salir, escucho el rugir del motor de la bomba... Vamos es incendio declarado... la adrenalina empieza a fluir...Y yo en Santiago, tratando de sobre llevar esta vida, pensando que hoy es viernes y que mañana estoy franco y que me tomaré un café en el centro para luego salir a caminar por la Alameda, con un pucho en la boca y muchos sueños en mi cabeza. Así se va tejiendo tu vida hijo y así se teje la vida de cada uno de nosotros.


TE QUIERO.


"Tratamos de buscar en los recuerdos esos momentos que nos hacen sonreir... y este es un de ellos en que miro atras y veo que tengo toda una vida al lado de un gran hombre que ha dado hasta su vida por lograr sacar adelante esta pequeña familia, que ha avanzado sin detenerse ante lo confuso o lo extraño. Ya vendran otras noches en que nos perderemos en unos tragos de whisky y con nuestro infaltable acompañante de tertulias (Joan Manuel Serrat) donde recordaremos desde nuestros grandes amores hasta esos momentos que con el calor de un trago se van olvidando... nunca olvides que tu hijo siempre estará ahí, y que frente a lo adverso ahora estoy yo, enfrentandolo sin miedo y vasilaciones... solo con la convicción de que mas la monotonía de ser padre e hijo... somos grandes amigos"

jueves, 19 de marzo de 2009


“No hago otra cosa que pensar en ti… por alargarte y para que se sepa, tomé papel y lápiz y esparcí las prendas de tu amor sobre la mesa”


Joan Manuel Serrat.

No hay que ser simple cuando se trata de ti… eso no existe al mirar tus ojos y sentir como tu aroma me atrapa al abrazarme, al tocarme, al besarme, con una tranquilidad que llega a ser tan diferente que no puede existir tanta paz en una sola persona.
Mujer… tan sencilla en tu mirar, implacable en tu hablar, distinguida al caminar… la veo venir hacia mi, es ahí donde un ir y venir de recuerdos me llevan a esa cálida noche de enero de 2007 cuando no teníamos mas que nuestras zapatillas para avanzar en este vertiginoso camino que hoy es un cimiento de ideas, deseos y proyectos.
Caminar por Santiago… ciudad cruel que atrapa esas duras emociones que siento al abrazarte en el silencio de mi habitación, imaginar que tus ojos me miran y que me llevan a otro lugar al que nadie puede llegar. Las estrellas celosas nos miran al pasar y mis sensaciones son tan especiales que cuando me llamas por mi nombre siento que todos desaparecen y quedamos tu, yo… y el deseo de amarnos.
Hoy recuerdo que los recuerdos me matan… sueño que los sueños me desesperan… y el amar me hace amarte mucho mas… como me gustaría poder mirar al cielo y con un suspiro poder lanzar en un desesperado grito que estas dentro de mi y que no olvido que tu eres lo que quiero en mi.
Me relevo a la distancia y a lo establecido, ven… tómame, llévame de aquí… que hoy las hojas caen mas rápido que ayer y mis suspiros son mas eternos al gritar tu nombre… ya no queda mas, la noche cayó otra vez y vuelvo a caminar por la ciudad de la furia esperando algún día poderte encontrar y poder decir lo que mis suspiros desean… junto a ti.