sábado, 12 de diciembre de 2009


Domingo, estación Irarrazaval y ahí estaba yo, mi cuerpo en el anden, mi mente en mi casa y mi corazón se aprieta... debo volver, pensaba que quizás el fin de semana no lo aproveche como debía o que ¿por qué estoy tan solo?. Era una inmesidad de confusiones que era impecablemente cubiertos por mi verde uniforme.


Yo sereno miró alrededor, en mi reflejo veo mi fragilidad ante los demas... ellos ven paz y tranquilidad, yo solo veo dolor e incertidumbre... de las oscuridades se aproxima mi tren que me llevará a mi suplicio pero antes de ello por un solo segundo te sentí junto a mi...


Vida me has vuelto a ver.


P.D: 2007...