domingo, 2 de mayo de 2010




Noche cruel...





Una temerosa voz...





Silencio...





Y la luz es mi testigo...





Tu duermes y disfrutas...





Yo avanzo...





Tengo miedo...





No hay tiempo...





Desciendo de mi vida...





Y me entrego...





A lo que el destino imponga...





A lo que Dios espere...





No hay marcha atrás.