domingo, 2 de enero de 2011


No hubo recuentos del año que paso... no lo merecía, quizás no fue el mejor... pero tampoco el peor, lo despedí con muchos capítulos cerrados y con la oportunidad de recibir al 2011 de manera distinta, no hubo carretes distorsionados, ni alcohol en exceso... solo hubo reflexión y desear que todo salga bien.

Después de 4 años dejé Santiago y creeme... ya no te siento como la ciudad que eras antes... me voy tranquilo, salgo por la puerta ancha del "infame Santiago" y me recibe el hermoso Valle de Cachapoal, Rancagua y un nuevo mundo...

Lo demás; llantos, risas, olvidos, palabras de amor desesperadas... quedaron atrás, es mi futuro.

Saludos con un buen vino y... Rancagua " Ciudad de Heroes "